S. Payne: “El español medio se ha convertido en un ser anestesiado y con pocas ambiciones trascendentales”.